No importa lo que haga, cada persona está siempre representando el papel principal de la Historia del mundo.Y normalmente no lo sabe.
El Alquimista (Paulo Coelho)

diumenge, 27 de març de 2011

Entrevista


<< Ahora la figura del maestro es la de orientar, utilizando todas las fuentes de información a su alcanze, enseñar a aprender >>
Pilar Mora nos habla de la educación y de su experiencia como maestra

Pilar Mora Martín ( Palma, Mallorca, 1964) actualmente está trabajando como maestra en el colegio público Melcior Rosselló i Simonet de Santa Maria del Camí
Afirma que si pudiera volver atrás en el tiempo, sabiendo todos los pros y contras de la profesión la escogería de nuevo.
Afirmando que es una profesión de vocación.

¿Cuántos años llevas dando clases?
Llevo dando clase veinticinco años, empecé con veintidós a trabajar.

¿Cuál fue el primer lugar en el que diste clases?
En Alaior, Menorca. Pero ya había trabajado tres años en una escuela privada.
                                                                                                  

¿Cómo recuerdas ese primer año?                                           
Muy duro, se juntaron muchas cosas. Mi primer año en una escuela pública, el cambio de isla y el cambio de nivel educativo ( mi especialidad era Educación Infantil y tuve que dar un sexto de primaria). Pero bueno, lo que no te mata te hace más fuerte y de todo se aprende, incluso de los malos momentos.

Has dicho que trabajaste tres años en una escuela privada. ¿Qué fue lo que produjo el cambio a la pública?
En un colegio privado tienes que obedecer (evidentemente) las directrices de un director, con el cual tal vez no compartas ideas. Eso fue lo que me pasó a mí, preferí la libertad entre comillas que te da una escuela pública para impartir las clases.

En todo el tiempo que llevas impartiendo clase, ¿crees que ha cambiado tu forma de orientarlas con el tiempo?
Por supuesto, he cambiado muchísimo, el tiempo cambia a todo el mundo, especialmente la forma de trabajar, vas aprendiendo con la experiencia y con la relación de compañeros y equipos educativos. Aún así de joven tienes mucho más empuje, aguante e ilusión por cambiarlo todo, ahora, a veces las fuerzas te fallan, pero bueno, tienes la experiencia que sustituye esa carencia. 
                                   
¿Y el alumnado? ¿Han cambiado los alumnos en este tiempo?
Claro, para empezar mis primeros alumnos no tenían ni internet, ni play ni video juegos.
Ahora es raro que alguien no tenga y estamos hablando de niños de siete años. Parece que están mucho más enterados de todo y de nada, la tarea de 
 sorprenderlos suele parecer una “misión imposible” y aparece la nueva tarea de enseñárles a utilizar esos médios.                                                                                 
Y la calidad, estudiantilmente hablando, ¿ha cambiado?
Sí...también. Cuando empecé a dar clases todos los niños eran de la zona, ahora tengo mínimo tres nacionalidades distintas dentro del aula. Esos niños se encuentran (a demás que con los problemas típicos de aprendizaje) con un país nuevo, una lengua nueva y una nueva cultura, con lo cual no es de extrañar que muchos se desmoronen y desmotiven con facilidad, pero es tarea del maestro ayudar a integrar a esos niños.


¿Qué carrera hubieras estudiado de no ser maestra?                                                                  
Bueno, yo soy de letras. Supongo que habría terminado de profesora de Literatura que era la rama que me gustaba de las letras.
Pero eso me queda ya muy atrás, se me pasó la fiebre y quería ser psicóloga, pero entonces esa carrera no estaba en la isla, tenía que cursar fuera y mi familia no tenía recursos para pagármelo, así que por una casualidad me dijeron que si hacía magisterio podría meterme más tarde en psicología, pero me enamoré de la enseñanza y me quedé de maestra.
Cuéntanos alguna anécdota que recuerdes de cuando cursabas la carrera.
Anécdota lo que es anécdota no tengo ninguna, pero recuerdo un examen por lo menos peculiar.
Vuelvo a repetir, yo era de letras, estaba acostumbrada a largas horas de “poner codos” memorizar y escribir. Pero para magisterio había un apartado que se decía “prueba práctica” no tenía ni idea de qué demonios era. Entre en la clase y me encontré un señor con un piano y una pandereta. Me hicieron cantar “Debajo un botón”, con dieciocho años, delante de un tribunal y roja como un tomate.

¿Qué opinas de la educación de hoy en día?
Que es una lucha constante. Porque intentamos inculcar valores que la sociedad no tiene, me explico.
La educación trata de trasmitir unos que son; cultura, cooperación, conocimientos, coherencia, y la idea de que las cosas cuestan un esfuerzo, a demás, ofrece un beneficio a largo plazo.
La sociedad trasmite: quiero esto así, ahora, todo para mí y con el menor esfuerzo posible.
Ya no sé ni qué estamos premiando, obviamente los conceptos chocan y creo que aquí es donde reside el fracaso escolar. Porque, ¿quién fracasa con el fracaso escolar? ¿Alumnos? ¿Maestros? ¿Profesores? ¿Sociedad? ¿O tal vez todos juntos? Es una cuestión de prioridades, la sociedad del esfuerzo está mal herida.

Mejor y peor de la educación.
Lo peor es lo que acabo de decir, que a veces, durante un mal día, miras a tus alumnos y piensas,
¿servirá para algo tanto esfuerzo? ¿O todo caerá en saco roto cuando la sociedad los transforme?
¿Realmente todo el mundo es educable?.
Y lo mejor es verlos crecer y aprender. Que cuando entres en clase te miren con los ojos brillantes y de alguna manera te quieran y se acuerden de ti, eso es el mayor orgullo de todo maestro o profesor, porque de alguna manera los alumnos también te evaluan a ti.

Has dicho que te llena de orgullo que se acuerden de ti. ¿Te acuerdas tú de alguno de tus maestros o profesores?
Pues sí, me acuerdo de Toni Figueres, mi profesor de literatura en segundo de bachillerato, él fue quien me enseñó a leer.

Coméntame estos dos fragmentos;
Educad a los niños y no hará falta castigar a los hombres”
Es la filosofía principal de la educación, en principio se piensa que si educas a los niños con unos valores no hará falta corregirlos después, lo que vendría a ser un “ más vale prevenir que curar”.
Pero lamentablemente los resultados no dicen lo mismo, y eso nos coloca delante de una pregunta inquietante; ¿Todo el mundo es educable? Cuando Sócrates dijo que el hombre es bueno por naturaleza, ¿Estaría en lo cierto?
No entiendo como siendo los niños tan listos, los adultos son tan necios, debe de ser cosa de la educación”
(Risa) Esa es la crítica a lo que acabo de decir, la crítica al sistema.
Aunque un poco sí hemos mejorado desde que este fragmento fue publicado.
Antes el maestro partía de la idea de que los niños eran cuencos vacíos que uno debía llenar con el agua, lo que vendrían a ser los conocimientos, pero ha quedado demostrado que la educación es mucho más que eso, ahora la figura del maestro es de orientar,utilizando todas las fuentes de información a su alcanze, enseñar a aprender. Este fragmento de todas maneras niega mi conclusión final, asegurando que los seres humanos son buenos, y que la sociedad los corrompe. Pero si la sociedad está formada por seres humanos, es decir, seres buenos, ¿Cómo demonios se puede corromper? Será que sólo somos buenos a momentos.

Después de veinticinco años, y sabiendo todos los pros y contras de esta profesión, si mañana te despertaras y todo esto no fuera más que un sueño y volvieras a tener veinte años.
¿Escogerías otra profesión?
Rotundamente no, a veces pienso en ello, y llego a la conclusión de que tal vez ya naciera maestra, no estoy segura, de lo que sí lo estoy es de que moriré maestra.

Foto de grupo curso 2010-2011 fuente: los alumnos de sexto de primaria

All in all it's just another brick in the wall. 
Lo cual vendría a decir; 
El conjunto es eso, otro ladrillo en el muro
Para ellos eres eso, otro ladrillo en el muro

1 comentari: